Spiderman tirolés

 

Tu mundo está impreso en cuatricomía. Las estrellas están unidas con hilos en tensión; si una se mueve, tira de todas, pero siguen iluminando a los árboles para que respiren tranquilos y curen sus heridas, que contraen con dolor. Las ramas juguetean como los tentáculos de mi cabeza. El chico que salió del tronco y me hizo desaparecer toca un instrumento de cinco venas verdes por las que corre sangre, y mis tentáculos aztecas, que varían de color con su música, se llenan de detalles infinitos, pero no me pierdo ninguno. Una chica me susurra algo al oído, y como no hay tal chica, es mejor que nos vayamos.

¿Quieres cáscara de pipas? Pero un momento, estamos bajo el agua, y bajo el agua no se puede comer. Una fuerte presión me empuja hacia el suelo, pero mi cuerpo se adapta rápido a las profundidades, así que en seguida puedo ver el ondular de las algas. El poste es muy simpático, y se gira con un crujido para que escuchemos las chispas que surgen de sus gominolas. El siguiente no lo es tanto, pero porque no es un poste, sino un Predator; ya no quiero más sustos… Como mucho, el gorila del teatro de los árboles. ¿Y por qué llora ese hombre? Le haces desaparecer, como a mí, pero él ya no vuelve.

La señora gorda agita sus lentejuelas, pero no recuerdo si antes o después de ver a Jar Jar Binks de becario. A mí me da la risa, y veo que los hilos que mantienen unidas a las estrellas se han enredado en un punto. Ah, no, pero es una gelatina de estrellas, se ve a simple vista. La gelatina las fagocita y todas bailan. Vayamos donde vayamos, siguiendo a la anguila de asfalto, siempre podemos volvernos y mirar a la gelatina, que nos consume horas y nos quita el frío.

¿Por qué se hincha la anguila? No se hincha toda, sólo su tripa, que enrojece y despide calor. Vamos a escalarla: primero cuesta arriba, luego cuesta abajo. Tardamos tanto, que cuando nos damos la vuelta ya ha nevado en el otro lado. Volvamos sobre nuestras huellas blancas y despidámonos del árbol suicida y del que pide en la barra, porque la luz de color amarillo frío de las farolas les empieza a urbanizar.

El atractivo cardo nos distrae mientras el alga malhumorada ondea, desafiante y lista para atacar. Aquí todo es más hostil; nos preparamos para fingir mientras la verja nos hipnotiza. Subimos las escaleras del edificio artificial bajo la atenta mirada del corcho, y nos paramos frente a la puerta marcada con un trozo de cadáver. ¿Pulsamos la tecla? No, qué traumático… Mis tentáculos se contraerían, y yo quiero que sigan bailando.

¡Mira a esos dos!, a ella se le salen los ojos y se le mueven los dientes, qué bonita. Yo estoy helada, así que ábreme la puerta para que entre por tu escalera de caracol y no se desperdicie el calor que te escapa por la nuca. Cerraré los ojos, porque la luz del día poco tiene ya que ofrecer… ¿Te he dado ya las gracias?

  

Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Spiderman tirolés

  1. Maya dijo:

    … Y no necesito más comentarios que éste…

  2. Migle dijo:

    En ocasiones es necesario detenerse para degustar lo extraordinario que es todo lo que nos rodea. Parece mentira que necesites ver la savia corriendo por el palpitante tronco de un árbol para percatarte que el esta tan vivo como nosotros.
    Felicidades por ser tan observadora y gracias por hacerme ver a mi.

  3. Azabache dijo:

    me he perdido

  4. Crono'sys dijo:

    Fantastico. Es tan Jim Carroll…Deberias leer a Jim Carroll. Es fascinante. (Si te interesa dime, te presto un libro, aunque en ingles, pero no hay problema, ahora eres una preficiency student. Felicidades😉 )
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s