I have no mouth and I must scream

 
 
Como es natural, se me sigue preguntando, así que, como es natural, habré de responder: no me voy a Londres
 
Así como no llegué a explicarle a nadie todas las verdaderas razones por las que me hubiera ido, tampoco tengo la intención de relatarle a nadie todos los motivos por los que me quedo. Si alguien me pregunta, doy unos motivos convincentes y santas pascuas. Mis últimos intentos por hablar de las cosas que de verdad me preocupan han resultado ser un fracaso absoluto, con malentendidos y una sensación de incomprensión tan emo que mejor desisto antes de que me digan aún más que lo parezco ¬¬U (sobretodo teniendo en cuenta que, por exigencias del guión, en unas semanas volveré a llevar el pelo negro). Tengo la sensación de que yo misma sólo entiendo lo que se me pasa por la cabeza si no lo verbalizo, porque a partir de ese momento la hemos cagao. Así que mejor se queda todo donde está, guardadito dentro de la jaula dorada de Melanie Daniels (pero en versión castaña y rizosa).
 
Así que por aquí seguiré, como mínimo hasta el curso siguiente o hasta el momento en que Azabache me coloque en Nueva York… Ejem…
De momento ando enfrascada en pedir alguna que otra beca para meterme en el primer año de animación en la ESDIP, ya que en los tiempos en que vivimos es difícil que encuentre un mecenas sin poner un anuncio en los clasificados del periódico acompañado de la típica "FOTO REAL".
 
Así que reunir el dinero y a la vez tratar de dejar de ser una estudiante parásito de mis padres va a ser un reto, pero si Ken Follet logró que los bakalas leyeran la palabra "arquivolta", todo se puede alcanzar en esta vida. 
 
 

 

 

 
 
Aún así, sabed que mi barco me espera. Hace semanas que me tiene nerviosa, pese a ser consciente de que pueden pasar años hasta que me recoja. El de hoy ha sido un día triste, y acabo de leer en el trozo de plástico portátil que la noche va a serlo aún más, así que me retiro a mis fantasías, donde estoy haciéndome unos largos bastante cortos en el séptimo piso mientras veo atardecer en el océano.
 
 
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a I have no mouth and I must scream

  1. BB dijo:

    En este momento en el que acabo de leer tu entrada y me dispongo a ponerte un comentario no me salen las palabras…no se que decir….pero tampoco quiero quedarme sin decirte nada… no se si la cagaré o no pero si no te lo digo nunca lo sabremos asique solo te diré……..Maya sonrie:-) ( de una Mayapocaliptico)
     
    Bss guapetona.

  2. Azabache dijo:

    Vaya, no se que decir, como el delmogno de abajo… te hablo desde mi punto de vista de la vida, bastante pesimista porcierto, y es que hay que tomarse todo con mas alegria, limitate a disfrutar que aun es pronto para amargarse, ademas despues de verano estare ahi dando la tabarra y te hare preguntas como; cual es tu color favorito? que pie calzas? cosas que hace gente que no tiene nada mejor que aportar a una conversacion, y tu me diras mil cosas y yo asentire y sonreire complice (mas que nada por que no me entero de la misa la mitad en algunas ocasiones). Asi que hazte el favor de animarte, puede que solo sea el granizo en la primavera madrilezgna…
     
    Vamonos Atomos!
     
    y muxus
     
    PD: Esto de no tomar cafe un lunes por la matina te espesa el cerebro
     
     

  3. Matías dijo:

    Esta noche te veo, a ti y a tus pechos.
     
    Qué rimilla, oiga.
     
    Y lo de los bakalas y "arquivolta" me parece digno del mismísmo Wilder. Debes ser besada, ahuna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s