70 g de mantequilla

 
Uf, qué de cosas han pasado desde que actualicé por última vez…
 
Empezando por el jueves, acudí a la presentación de los cortometrajes de fin de carrera de los grupos A y B de Comunicación Audiovisual. Buf. Me dieron absolutamente todo lo que suponía que me iba a encontrar: enfermos terminales, gafapastismo, chicas especiales, terror rancio, moralejas ecológico-buenrollistas (maltratando peces por el camino), malos tratos, prostitutas… semillas de futuro cine español, vamos. En el aspecto técnico, eso sí, había algunos bastante cuidados, pero eso no llena. El mejor fue Real Zombie, del grupo de Álvaro (que os lo cuenta mejor en su blog), Pablo, Pedro, Jon, etc. Y no porque salga yo (¡que salgo!), sino porque era el único con una idea original, bien trabajada y que de verdad lograba el propósito de entretener (de verdad que no sé qué buscaban los otros cortos).
Por desgracia, Lluvia de Plomo (el nuestro, vamos) aún está en postproducción, así que no se pudo proyectar. No sé cómo quedará; desde luego, no tan bien como queríamos: hay algunos fallos de órdago, pero mecagüen, ¡es que el jueves proyectaron algunos en los que ni habían hecho burbuja en el trípode! ¡Y en otros se notaba el autofocus!
Pues nada, si eres de 5ºA o 5ºB y entras aquí, mátame directamente, pero es lo que pienso.
 
Pasamos al viernes. Bueno, digamos que no fue el mejor día de mi vida porque lo pasé en el hospital (algo en realidad programado desde febrero), pero tampoco voy a entrar en detalles del cómo o el por qué, ya que este blog registra últimamente entre 100 y 150 visitas al día, y el 99% de la gente ni siquiera se presenta al menos con un comentario (a los que lo hacéis: os lo agradezco, en serio). No fue nada grave, pero comprended que no me apetezca explayarme. En realidad, si lees esto y eres amigo cercano ya estarás sobradamente enterado, así que mejor pasamos al siguiente día.
 
El sábado pasé el día en casa to flojucha, pero por la noche Álvaro cedió amablemente su casa y su gato para festejar un poco mi cumpleaños todos juntos. Fue genial, me lo pasé en grande, y ellos bien lo saben. Recibí el regalo de Pati, unas cajitas de jabón estilo vintage años 20-30 preciosas, un pen-pendrive de Migle (buenísimo), y un pedazo de regalo conjunto que me entregaron todos: un set gigante de rotuladores profesionales para ilustración de la marca japonesa Copic, que son de auténtico lujo. ¡¡GRACIAS!! (por enésima vez, soy una plasta).

 

Carioca VS. Copic… ¡el paso a la madurez!

 

Como estoy de exámenes y no puedo ponerme a dibujar en serio, hice un retrato rápido (en poco más de una hora) de mi gata. Perdonadme lo burdo del trazo, sólo quería probar los rotuladores (vaya gozada, parecen acuarelas), y no hice boceto previo a lápiz, fui directamente con la tinta.

(haz clic para agrandar)

 
A todo esto, no llegué a comentar otros regalos que recibí (es que mi cumpleaños fue el miércoles, y tengo esto abandonao). El de Justine & Jorge me llenó de gozo, ¡¡ya puedo pagar la matrícula de la ESDIP para el año que viene!! 
 
El domingo fue… extraño. No recordaba que en mi familia hubiera tantos bebés (había seis o siete), y lo peor es que era incapaz de asociarles con nombres o, lo que es peor, con sus padres correspondientes  :-S   Lo peor es que no bromeo… creo que perdí el poco estatus que me quedaba.
Mi padre me entregó sus regalos, entre los cuales había un libro de poesía japonesa y… ¡¡un peluche de pulpo y otro de calamar!! Mi colección crece poco a poco, wahahaha… Aunque en realidad no sé si he llegado a hablar por aquí de que colecciono peluches de cefalópodos desde 2005.
¿Queréis ver fotos? Si no queréis, tapáos los ojos.
 

Éste comenzó la fiebre. Lo vi en una juguetería pija de Roma, en la Piazza Navona. Es made in Italy y probablemente cueste más que todos los otros juntos  (no es broma, soy una caprichosa :-P). Gala duerme a veces apoyada en sus tentáculos.

Leyre me llamó desde el Oceanographic de Valencia para avisarme de que vendían Architeuthis de peluche  XD  ¡¡Compra, compra!!

Éste me lo trajo mi padre: "es un monstruo, pero me recordó a un Pulpo"😀

Éste probablemente lo conozcáis, es de IKEA.

Éste me lo regalaron Leyre y Alba, está hecho a mano. Me recuerda a mí convertida en pulpo. Nótense los pelos blancos de Gala que lo adornan ya.

Éste es el calamar nuevo que me ha regalado mi padre. Mirad la foto, ¡¡tiene sifón!! Cada vez los hacen mejor 😀

Y éste es el pulpo nuevo, con un estampado psicodélico. También tiene sifón, y me encanta su cara de mala hostia.

Foto de detalle para que veáis que los dos nuevos… ¡tienen pico! ¡Un pico de peluche! 

Y esto ya es una chorrada que no entra dentro del campo de los peluches, pero que tiene su gracia. Es un batidor manual (sí, para batir huevos) con forma de calamar… Es del Centro Pompidou de París, que tiene una tienda de fliparr.

 

Si seguimos con el desglose de la semana, el lunes y el martes fueron días bastante simples. Ya no tenía clase en mi facultad, pero sí en la de Historia del Arte, donde ya sabéis (creo) que curso la asignatura de Iicioniografía Cláisica por puro placer (y porque está muy relacionada con el mundo del audiovisual… ejem… ¬_¬U). Soy fan del profesor, es mi ídolo intelectual, es un erudito que encima sabe transmitir, y tiene un pelazo que no es normal para su edad. Fue director de un importantísimo museo de Madrid que no voy a precisar por si le da al buen hombre por buscar en Google. El caso es que recientemente ha sacado un libro (otro más), me lo compré y le pedí que me lo firmara. Atentos a la conversación (¡bajón!)

– Me he comprado su libro, ¿me lo podría firmar?
– Claro, ¿cómo te llamas?
– Maya
– ¿Como la abeja?
– … ¡¡¡Como la madre de Hermes!!!
– Huyvá…
 
 Al menos la dedicatoria mereció la pena:

Para Maya, mujer mítica de por sí, para que tenga hijos de alados pies, si le apetece.


 

¿De verdad alguien se leerá todo esto?

Bueno, me despido. Mañana celebraremos el cumpleaños de Laura y tengo que hornear una tarta de queso. El resto del fin de semana lo pasaré desaparecida, probablemente viendo castillos medievales y cazando dinosaurios en un antiguo monasterio. En cualquier caso, riéndome mucho; por lo menos tres años.

(¡Boicot a El Ojo Mágico! Cada vez que finjáis ver algo ahí para humillarme, os lameré una ceja)

 

Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 70 g de mantequilla

  1. Azabache dijo:

    Yo me lo leo… pero me siento poco allegado… ya que no se porque estuviste en el hospital… pero en fin… sera que no me toca saber ¬¬ *se va totalmente ofendido*
     
    Naaaah, es broma, cuanta cosa… pero si yo veo el 3D atravesando la tapa!!!
     
    Y bonitos pulpos…

  2. Guillermo dijo:

    ¡Y LUEGO YO ME QUEJO DE ESTAR HASTA EL CUELLO DE CURRO!
     
    Primero (ya que no pude hablar contigo), ¡FELICIDADES! Tus próximas posesiones no distan mucho tiempo (falta el factor guita por parte de mi hermanico), hasta entonces piensa solo una cosa, es algo útil a la par que bodito.
     
    Segundo: ¡AFORTUNADA POR HABER TERMINAO EL CURSO!, ya que aquí un servidor está hasta el cuello (por no mencionar que, si me descuido, mates pasan a septiembre)
     
    En cualquier caso, ¡haber si nos vemos algún día!
     
    Un beso
     
     
    P.D.: Visto lo visto, se ve que el próximo peluche que habría que buscarte es el de un mejillón con sus correspondientes conchas. Sobre el dibujo (que no es por peloteo, pero está de coña), ná más falta exponello en alguna galerida. Casi lo olvidaba, ¿cómo se las apañó la hermana de Migle para entrar en Bellas Artes?, misterios de la vida (llegao el caso, llamo a Carlos, para que él te dijera y para que tú se lo dijeras a Migle, que me hubiera dejado pasar (y ya que estamos, a mi amigo y los tres con los que me encontré del instituto)).

  3. Starscream dijo:

    Laaaaaaaa puta, 150 visitas, jooooer!!!
     
    Gracias por linkarme, jejeje!!!

  4. Carlos dijo:

    Cómo mola tu pulpomanía!!! Eso no me lo habías contado…ni lo del hospital!!! Chachaaan!!! Mala pécorarrrl!
     
    Yo ya tengo cara de ferroviario (ya te contaré); y si cobro nómina a final de este mes Guille y yo podremos regalarte…

  5. Matías dijo:

     
    A ver si la veo, señora, que ya empiezo a visualizar pechos mutantes en mis sueños, signo inequívoco de que la extraño (si se mete Justine por aquí, le permito darme una colleja: ¿por qué todos hablan de tus pechossss?)
     
    Y todavía no he visto el maldito corto de Pabler.
     
    Ahh
     
    AHHHHHH
     
    Aunque creo que ha propuesto una especie de Grindhouse con el suyo y el nuestro en unos días futuribles. Y es una idea más que fantachocosa.
     
    Lástima que me perdiera esos delirios gafapastiles sobre putas de buen corazón, árboles que se mueren y amitas de casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s